sábado, 14 de octubre de 2017

Sobre la solidaridad post María


martes, 29 de agosto de 2017

Sobre el verdadero Plan para Puerto Rico

Las palabras repetidas a saciedad durante el pasado año han sido Plan y Puerto Rico, mayormente proliferadas por el gobernador Ricardo Rosselló. Reclamó durante su campaña la falta de un plan por la administración de Alejandro García Padilla y vociferó por los 78 municipios que su administración sí tenía un plan para "echar hacia adelante a Puerto Rico". Pero es posible estudiar en la historia, un centenario plan materializado en los últimos diez años. Un plan forjado durante la gestación del experimento federal que incluyó a Puerto Rico, Guam, Islas Filipinas, además de poblaciones minoritarias dentro de los Estados continentales.
La migración y la economía han sido dos fenómenos que escriben la historia social de nuestra Isla, ambos atados al estatus político territorial que nos define, desde el dominio español hasta el estadounidense. La disyuntiva de "pertenecer a pero no ser parte de" los estados de la unión creó la oportunidad para sentirnos estadounidenses sin comprenderlo ni serlo. Cedidos como botín de guerra, la sangre boricua pagaría esa ciudadanía en todas las guerras que Estados Unidos participará hasta el día de hoy, careciendo de la oportunidad de representación política en el sistema que ejecuta esas directrices. Somos, como la proclama de guerra y el FED como PROMESA, criaturas del Congreso, ciudadanos especiales a los que la Constitución se aplica a conveniencia del Congreso de los Estados Unidos.
El 30 de junio de 2016, el entonces presidente Barack Obama firmó PROMESA (Puerto Rico Oversight, Management and Economic Stability Act) ante el momentum que arrastró el movimiento estadista a un plebiscito "descolonizador", irónicamente el mismo día que la diáspora boricua en niuyor desfiló por la quinta avenida de Manhattan en la más grande celebración de la puertorriqueñidad en el extranjero, más disparatado por la inclusión de la opción colonial cuyo partido propulsor boicoteó la consulta. La Junta de Supervisión Fiscal (JSF( tiene poderes semejantes a los otorgados por el Congreso al Estado Libre Asociado, creando un novel panorama de intermediarios no electos por el pueblo  con la responsabilidad para controlar las finanzas del quebrado sistema gubernamental, dirigido por los elegidos por el pueblo.
El tema del desarrollo económico sigue estancado entre un va y ven de la JSF y el Gobierno que discuten recortes para concretar pagos pero poco hablan sobre novedosas fuentes de recaudo o actividad económica duradera. El plan para Puerto Rico es el molde, un barril de tocino para el pago a quienes financiaron el pseudo país que quebró.


Puerto Rico: pertencer mas no ser parte de...
La opinión del caso Pueblo v Sánchez Valle sirvió de apoyo ante el argumento de los enemigos del ELA: que la Ley 600 de 1952 es una máscara para el sistema colonial que comanda el Congreso de Estados Unidos sobre el territorio desde su adquisición a finales del siglo 19. Pero es el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el principio del siglo 20 con los conocidos Casos Insulares quienes definen la identidad "portoriqueña". Dice así Francisco Ortiz Santini sobre el efecto de los Casos Insulares en Puerto Rico (véase el enlace cliqueando la cita):
  "El Poder Judicial de esa nación (Estados Unidos) creó una nueva criatura jurídica, conforme a la cual el Poder Legislativo mantendría control sobre nuestro País en virtud de la Cláusula Territorial, la que ya vimos establece que “el Congreso podrá disponer de, o promulgar todas las reglas y reglamentos necesarios en relación con, el territorio o cualquier propiedad perteneciente a los Estados Unidos”. 

El territorio no incorporado definió la relación política interna en Puerto Rico. Incluso la diáspora que emigró en masa al Continente desde que pertenecemos a, pero no somos parte de, Estados Unidos, acarrea una confusión sobre la identidad nacional. ¿Somos latinos, estadounidenses o caribeños? En la Isla continuamos en bailando y bebiendo al son que entretiene a los paisanos mientras atrae los turistas que inyectan a la economía los bienes que no se producen aquí.


Hemos sido colonia desde el incepción de la cultura occidental que llegó mediante la evangelización católica, la invasión conocida como el descubrimiento de América. La llegada o concesión a los Estados Unidos solo cambió la dirección del plan. Somos el puerto lleno de riquezas, el puerto de los ricos, el bien ganancial del imperio que levanta poca resistencia, suficiente para servir de muestra para la dirección de un país grande. El lenguaje que define nuestra ciudadanía se preparó para engañar la población local a vivir cómodamente un acertijo constitucional que limita la libertad que promete. El verdadero plan para Puerto Rico, venderlo como el destino vacacional para ricos extranjeros, estaría escondido si no fuese porque sus rasgos salen en la buena administración de la colonia.
La casa de vacaciones en el Caribe ha servido como laboratorio para la riqueza que no existía en la Isla. Como una especie invasiva, la cultura corporativa ha tomado al país de rehén usando el comercio superpotente cuya herramienta principal termina siendo la deuda. Los atractivos de Operación Manos a la Obra, pilar del desarrollo económico del ELA, y la Sección 936 del Código de Rentas Internas, fue la exención de impuestos que favorecieron corporaciones multimillonarias con terrenos privilegiados dentro de un mercado limitado a nivel competitivo ya que en puerto Rico no existía un sector privado con capital de semejante alcance. Por ejemplo, Wal Mart paga poco impuesto mientras acarrea en su totalidad el mercado de "one stop shop" de la Isla. Contribuye con miles de empleos al salario mínimo para seducir la política que los apadrina. Ha sido con las recientes decisiones y opiniones de parte de las ramas de gobierno imperiales, junto con la crisis económica que hemos vivido por más de 10 años, que el Plan para Puerto Rico desde el 1952 se reveló. Fue un puente para enriquecer ricos extranjeros y embetunar la clase trabajadora con sueños crediticios, mientras levantó una clase política con recursos adquiridos mediante el pacto de intermediación que fue el Estado Libre Asociado y los poderes que dicho pacto llamado Constitución brindaron a unos pocos criollos para semejarse al poderío de aquellos capitales del Norte.
La fe en el mundo capitalista globalizado es el crédito. El compromiso con lo ajeno es el poder  de liderazgo en la Isla. . No aceptamos un mejor modo de vida aunque protestemos contra el corrupto sistema gubernamental. El verdadero plan para Puerto Rico es la desorganización de su pueblo para sostener la dependencia social, el compromiso impuesto. Porque nadie le preguntó a los indios si querían ser católicos, así como el Congreso omitió preguntarle a los puertorriqueños si querían ser ciudadanos americanos dos meses antes de la Primer Guerra Mundial, hecho concretado por el Acta Jones de 1917.
En fin, el plan para Puerto Rico es el mismo desde su primera colonización: servir  como colonia a un imperio. Los jugadores han cambiado pero el juego es el mismo, sosteniendo en caos controlado suficiente provecho para evitar hundir sobre 3.5 millones de personas en extremas condiciones. Sin crédito, sin capacidad para negociar con otros países, sin alimento para sostener la población y sin recursos para sostener el sistema energético, un puerto fantasma cuyas riquezas están adueñadas por forasteros, se convierte en una masa de problemas a largo plazo imposibles de prevenir con los recursos alienígenas que componen la actual mentira llamada Gobierno de Puerto Rico.
Los errores de cálculo en los presupuestos, el éxodo de ciudadanos, la deuda de sobre $70 mil millones deben considerarse la epidemia de nuestra generación, una purgación con fines transformadores supervisado por poderes ajenos al ideal de país que debe imperar en Puerto Rico. Resulta contradictorio hablar de dignidad cuando las condiciones de vida son insostenibles ante los panoramas diferentes a la actual situación. El verdadero plan para Puerto Rico es alejarlo de su gente.

martes, 21 de julio de 2015

Sobre el Informe Krueger; pesadillas y más austeridad para Puerto Rico.

Anne Krueger, doctora en economía y ex funcionaria del IMF.
No se espanten pero la estrategia durante la revelación del Informe Krueger comienza con una advertencia: "¡Estamos jodidos! Sin ayuda, se puede joder mucha gente."
La cita exacta es "Puerto Rico faces hard times." Termina el párrafo introductorio diciendo, "A crisis looms." Parafraseado o no, el mensaje está claro.

Estamos hundidos en la arena movediza de la economía, la recesión boricua que se llamó "los diez años perdidos" presenta el panorama presente y futuro como un desastre. Las arcas del Gobierno están comprometidas en deuda.

El crecimiento económico está afectado por el alto costo de vida, la dificultad para hacer negocios, las leyes federales que nos aplican y la falta de estrategias de desarrollo económico sustentable a largo plazo. Éstas son algunas de las trabas que menciona el Informe comisionado por el Gobierno, preparado por un equipo económico entrenado desde las filas de la banca mundial. En base a esa data, la cual critica por ser incompleta y una falta al estudio inteligente de proyecciones, lxs economistas preparan una serie de sugerencias que comenzarían a reestablecer un grado de credibilidad suficiente para atraer inversión del extranjero, mejorar la clasificación crediticia de Puerto Rico así compensar la economía de nuestro país que carece de producción y depende de maná del cielo.

Pero es el tono del mensaje que envía nuestro Gobierno lo que aviva mi paranoia.

El documento de 26 páginas incluye gráficas y "bullets" que apoyan el argumento principal: que estamos jodidos. Los argumentos presentados tocan base con los sectores de la economía local. Menciona, por ejemplo, la eliminación de las Leyes de Cabotaje, una propuesta apoyada e impulsada por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). También expone el tamaño del aparato gubernamental y la necesidad de una contracción del Gobierno como la que hemos vivido: reducción de horas y beneficios, retiro temprano y congelamiento de plazas, substitución de puestos de carrera por transitorios, idea que avalan los estadistas en su afán por ser republicanos. Los populares están ocupados peleando entre sí, soberanistas contra estadolibristas, como unos siameses desesperados por reclamar su individualidad.

Como parte de la labor de análisis que efectúa este medio, procuramos detallar ciertos ángulos del Informe que llaman la atención ya sea por absurdo o real en su infamia, como la idea de reducir el salario mínimo en Puerto Rico. Absurdo porque el Informe detalla el alto costo de mantener empleados como uno de los factores que evita la contratación y explota los patronos. Por otro lado explica la falta de participación laboral como factor en la crisis y ese problema se da, en parte, porque las ayudas gubernamentales representan más que el sueldo de un empleado al salario mínimo. La tasa de participación laboral ronda un 40 por ciento.

El Gobernador ausente.
El resultado de la pasada censura de parte
del Gobierno, una reforma a la Policía
por los abusos que se dieron contra la
población en protesta el 30 de junio de 2010.

No es secreto que la Fortaleza lleva una racha de hermetismo con la prensa que, casualmente, no se le da la importancia que amerita. Recuerdo cuando el entonces presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, cerró las gradas del Capitolio al público para hacer y deshacer dentro de los límites de su poder legislativo. El pueblo, como cariñosamente hemos nombrado la junta de masoquistas que se ha quedado en la Isla, se levantó en protesta: Es una dictadura, decían allá en el 2009. Cuando se convocó una marcha contundente en protesta de las medidas de austeridad y la legislación a puerta cerrada, la respuesta en el Capitolio del tsunami azul fue un caballo de Troya con la Policía de Puerto Rico dentro de la Casa de las Leyes. Macanazos, gas; caballos y disparos. Los sucesos de esa tarde, junto al manejo de la huelga universitaria que ocurre durante la administración de Luis Fortuño, llevaron a la Policía a reformar sus ejecuciones en contestación a una demanda, ganándose pobres calificaciones como servidores públicos y defensores de la comunidad civil. Fallaron como guardianes de la ley y el orden siguiendo las líneas patronales, acatando las órdenes de líderes políticos. Los abusos de poder están detallados en el informe de la ACLU llamado "Island of Impunity: Puerto Rico's Outlaw Police Force". Pero eso es otro asunto. Lo que nos compete es que esta administración practica otro tipo de censura y los poderes de disidencia se han rendido de la protesta.

http://www.noticel.com/noticia/176809/asppro-censura-entorpecimiento-de-cobertura-de-la-fortaleza.htmlhttp://www.noticel.com/noticia/176809/asppro-censura-entorpecimiento-de-cobertura-de-la-fortaleza.html
La ASPPRO denunció las "malas prácticas" de Fortaleza contra
la prensa como un entorpecimiento a las labores y que se puede
prestar a "imprecisiones, información incorrecta o artilugios
para desincentivar la cobertura periodística". Noticia de Noticel.
Actualmente la administración de Alejandro García Padilla se ha dedicado a filtrar información a la prensa amiga, excluyendo del acceso directo a Fortaleza a otros medios. Se puede interpretar como una forma de trato privilegiado, favoreciendo allegados que en situaciones similares de crisis fiscal pero con otros poderes políticos al mando, hacían críticas fuertes y llamados a la protesta. Ahora son cómplices de la debacle, si bien es para conservar la credibilidad que les puede quedar luego de apoyar al actual gobernador, así como el capitán que se hunde con su barco.

La Asociación de Periodistas y el Centro de Periodismo Investigativo demandaron al Gobierno para pedir información relativa al Informe, solicitando documentos pertinentes a las condiciones de pago y los nombres a quienes se les paga o negocia las deudas, esas cosas importantes para la democracia de nuestro país. Uno de sus reclamos que se concedió, fue la certificación del Informe Krueger como final y único, que el desembolso de $400 mil de fondos públicos para generar esta veintena de páginas. La data con la que se realizó sigue bajo consideración del foro judicial ya que la misma fue solicitada, pero no concedida, en la demanda. Los demandantes alegan que existe información importante que no se está compartiendo al público, entre esas, las condiciones que imponene los tenedores de bonos en búsqueda de garantías a sus pagos al igual que los nombres de las firmas en la mesa de negociación de dichos acuerdos. Las negociaciones tras bastidores pueden influir en la política pública del Gobierno, haciendo de sus promesas un espejismo que pueda utilizar la banca para redirigir el dinero de vuelta a sus arcas. También fue una de las grandes críticas de este partido cuando estaba en oposición, entiéndase, fueron clave para la protesta en el Capitolio, precisamente, por las prácticas de censura de parte de la administración en turno durante el ciclo 2008-2012.

Mientras el País se moldea a la forma que le den los intereses crediticios, el Primer Ejecutivo, en base a observaciones de este medio, se esconde en momentos selectivos. Para la vista congresional sobre el status de Puerto Rico y su relación con la crisis económica, el 24 de junio, envió al secretario de Justicia, César Miranda. Dicen que la movida ocurre por que García Padilla no quería pasar vergüenzas con su inglés masticado. La realidad es que el puesto que ocupa le impide al Secretario involucrarse en asuntos políticos, precisamente el tema a tratarse en esa vista. Le refutan su presencia allí, que no se puede testificar sin invitación. "Why are you here?", preguntó el congresista Sablan.

En la presentación del Informe a una centena de bonistas, de esos que el Gobierno alega desconocer su identidad, el Gobernador delegó la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento, Melba Acosta, a recibir el calor de accionistas, analistas y público en general. La Dra Krueger fue con ella.

La data ausente.

Otro factor que señala el Informe es la falta de métodos adecuados de recopilación y organización de data dificultando la matemática necesaria para crear proyecciones y otros estudios económicos adecuados para la ejecución de planes económicos. Junto a la falta de transparencia de los representantes del Gobierno, la información disponible para análisis es pobre, fuera de los parámetros de estudio (uno de los principales indicadores de la población es el Censo del 2010 cuando la demografía criolla ha cambiado escalonadamente desde ese año hasta el presente). De manera relacionada pero no relacionada, lxs responsables de agrupar la data cruda para estudio de proyecciones, actualizando constantemente los números para minimizar riesgo de inversión, no están capacitados para la ardúa encomienda que les ha pesado. Bien lo dijo el actual secretario de Hacienda, Juan Zaragoza:
En Hacienda no hay un plan de trabajo. No se rinden cuentas. No se sabe qué pagos están atrasados. En Hacienda no se sabe nada. No es ahora, es que no ha pasado nunca. Es un capitán de barco navegando sin panel, mirando a las estrellas”, manifestó Zaragoza... (Cindy Burgos, Metro 19/jun/2015)

Subraya el Informe la incongruencia entre proyecciones de recaudos e ingresos reales. En la página 9 detallan que durante la década 2004-2014 el descuadre fue de aproximadamente $1,500 millones por año. Igualmente, el fallo de cálculo en los recaudos del IVU contribuye a la crisis. En el mismo párrafo se menciona como antes del 2006 los recaudos de impuestos equivalía el 15 por ciento del Producto Bruto Nacional y luego ese número disminuye a una media de 12 por ciento, "aun cuando se tomaron medidas al respecto durante ese periodo"(entiéndase el IVU Loto). Eso contribuyó a la recesión, con consecuencias directas en la deuda.

Ante claros señalamientos de distintos foros sobre el daño que hace la falta de verdadera transparencia del Gobierno, AGP ha demostrado evadir situaciones de envergadura, como la vista congresional sobre el estatus y la recién demostración del Informe.

La credibilidad ausente.

No es que no trabaje. El Gobernador anuncia cada vez que viaja a los Estados Unidos para negociar y hablar con los bonistas. Pero su imagen se ve afectada por la falta de credibilidad que ha creado, con las discrepancias entre sus palabras y sus actos. No luce bien cuando parodian en las frecuencias radiales  sus palabras declarando un fin a la era de un IVU de 7 por ciento. El resultado lo vivimos pagando el 11.5 por ciento. Tampoco ayuda que en entrevista con The New York Times dijera que la deuda de Puerto Rico es impagable. La consecuencia de esa última cita desplomó los valores locales a números récord al día siguiente.



García Padilla talló su nombre en la muralla de celebres frases de políticos boricuas, citando a Maná cuando se le preguntó por las clasificaciones de bonos de parte de las casas acreditadoras Moody's, Standard and Poor's y Fitch. "Me vale", dijo, en lo que pareció jocoso y quizás atrevido. Pusimos una persona que va a trabajar la economía para PR y no para los bonistas.

Pero el caballero se retractó. En medio del fuego redirigió su retórica. Cuadramos el presupuesto, dijo hace un año. También dijo hace dos meses que contempló cerrar el Gobierno por que no tenía dinero y que contaba con la Reforma Contributiva para conseguir liquidez. Palabras basadas en una proyección que nunca tenía posibilidad de existir. Quedó la mentira y el vacío creado por la potencia de unas palabras que carecen de valor pero impactan por su proyección. Sus costumbres semejan las de un mentiroso compulsivo: evasivo, escueto, confundido y sobre todo dedicado a su mentira.
Entonces, el político que criticó los impuestos implantó nuevos y aumentó los previos. Cuando dijo que eliminaría el IVU de 7 por ciento no mintió. Cuando dijo que sería de 6.5 por ciento y terminó aprobando el alza  fue que mintió descabelladamente. Si no lo hizo, entonces es un claro ejemplo de cómo las proyecciones erradas afectan los planes futuros. A falta de nueva liquidez, el ahorro prometido es solamente una promesa.

Mientras se calculen los recaudos con números fantasmas, como dice el Informe Krueger, es sumamente difícil planificar los gastos e inversiones al futuro. Para apagar el fuego de la deuda, lánzale la gasolina de préstamos y bonos en espera de un viento milagroso que termine ahogando el siniestro. Esa lógica boricua ya no tiene sentido.

Crudamente el Informe declara que "los sistemas de contabilidad de Puerto Rico no permiten monitorear las tendencias fiscales de manera confiable y a tiempo... los registros más recientes se relacionan al año fiscal 2013 (p.10)".

El problema grande: los recaudos ausentes.

Sin defraudar esa célebre introducción, el Informe describe cómo la situación empeora: "no tan solo se quedan cortos los recaudos mientras el Fondo General continúa con sus gastos. (El problema) Es que hay otros gastos, en bienes, servicios, intereses y amortización, por entidades aparte del Fondo General que drenan la caja (p.12)."

No tan solo hemos cogido prestado para cuadrar el presupuesto, ya dependemos de coger dinero prestado para funcionar, cuan drogodependiendte del dólar se puede ser. Pero ya no prestan por que no tenemos dinero y no tenemos dinero por que no prestan. Prometen recaudar con impuestos pero fallan porque la gente se está yendo o consumiendo menos, evadiendo más; sobreviviendo como entienden.

El equipo económico 2015.
En una proyección optimista, el Informe estima el crecimiento económico de la Isla en -1 por ciento. Tomando en cuenta que las medidas sugeridas por este Informe se ejecuten y que traigan los resultados esperados. Spoiler alert: No se van a adoptar todas las medidas. Al menos García Padilla se expresó en contra de la reducción de salario mínimo federal.

Sin embargo el Informe menciona como las medidas ejecutadas en el 2006 (IVU), 2009 (Ley 7), 2013 (Reforma al Sistema de Retiro) y 2014 (impuesto a la gasolina), fallaron en su misión de recaudos para el Gobierno. Dichos fallos contribuyen a los factores disidentes de las medidas necesarias para aliviar la deuda, entre los que se considera la reducción del salario mínimo federal y los beneficios por licencias de vacaciones y enfermedad.

Sugiere el Informe enmendar el acta Jones para ampliar las opciones de acarreo marítimo como medida a largo plazo. "En ninguna jurisdicción tiene un efecto tan profundo el acta Jones como a Puerto Rico (p.18). Continúa en ese bullet diciendo que PR debe eliminar los costos autoimpuestos abriendo el mercado de transporte terrestre "liberalizando"las tasas impuestas por la Comisión de Servicio Público.

Las medidas a corto plazo y los problemas que ha enfrentado la población se consideran factores en el detrimento económico del fisco que a diferencia de los Estados Unidos, no vimos mejoría después del 2008. El alto costo de energía, desempleo, la caída del valor hipotecario, la fuga de cerebros; además de la dificultad para tramitar permisos con el Gobierno, son ejemplos de detrimentos a la economía desde el nivel social. El Gobierno debe rectificar medidas que faciliten la tramitación de permisos de construcción, registro de propiedad intelectual y el pago de contribuciones, según el Informe. Sí; hasta pagarles es un problema. Y como dijo el Secretario de Hacienda, no saben ni que deudas tienen pendientes, ni cuánto, ni cómo la van a pagar, etc. Imagino, distinguido Secretario, que aquellos deudores pagaran cuando les "caiga algo" en el pote.

Igualmente las amnistías y exenciones contributivas engañan los recaudos proyectando números mediante participación pero la participación no recauda lo proyectado. Se cuenta con una participación empresarial masiva al concederle a grandes corporaciones de 0-4 por ciento de pago en contribuciones pero dichas compañías ahorcan el mercado local y no reinvierten en la economía criolla gran parte de su liquidez, ignorando los supuestos beneficios de la medida. Detalla el Informe en la página 20 que un aumento al impuesto a corporaciones foráneas debe "ser visto como un primer paso a una eventual reforma que reemplace las exenciones a un bajo pago de 10-15 por ciento, lo que estima recaude unos $250 mil millones empezando en el 2017 y que aumente rápidamente luego."
"¿Cuántas veces les dije? Hay que tocar las vacas sagradas."
Es como escucharlo cuando lo veo con esa cara y escucho
las palabras de aumentar el impuesto a las foráneas.

Pero el PIP ha sugerido desde siempre el aumento a las foráneas, esas vacas sagradas que el colonialismo no se atreve a tocar, como bien denunciaba Rubén Berríos en su contienda para la Gobernación, aquella vez. Eso y la Ley Jones, no son temas nuevos. Falta compromiso para tomar medidas como esas. No se puede ver tan anti americano. Trabajar en contra de los beneficios que ganan los Estados Unidos Federados y cambiar las leyes (especialmente esa que es tan relacionada a la relación militar que sostenemos), sería demasiado a la izquierda para esta administración.

Más a la derecha, el Informe sugiere cambiar tasas locales para recibir beneficios como Plan 8, WIC y PAN, entre otras ayudas del Gobierno en búsqueda de ahorros. Plantea la reducción de maestros en el sistema educativo al igual que menos de la partida del Fondo General a la Universidad de Puerto Rico. Pero la joya de la corona es el enunciado de una reducción al salario mínimo federal como medida para aumentar la contratación. El mismo informe que habla del ingreso mensual de tres personas recibiendo los beneficios del Gobierno siendo sobre $550 dólares de lo que gana en el salario mínimo un grupo similar (p.7), plantea una inyección a la economía reducir el sueldo a esa parte de la población, al igual que aumentar el periodo probatorio a nuevos empleados de 3 meses a 6 meses y hasta un año (pp.17-18)
La culpa no es huérfana según
los políticos puertorriqueños;
es de la pasada administración.

Como acostumbra, una de las condiciones de esta Administración fue el esquivar las ejecuciones políticas: despidos masivos, cierres de Gobierno, cierres de agencias o privatización. Así que AGP, haciendo a los Wallenda orgullosos, está decidido a balancear entre esas medidas, junto a otras en el Informe, hasta para el peor de los momentos que un Gobernante pudiese tener.

¿Ausente?

A modo de cierre el Informe sugiere que las medidas no se afectan por el vayven político de la Isla. Por tanto la creación de un Comité que vigile las medidas por los próximos 5 años (4 más después del año eleccionario. Piénsalo.) es esencial. Mediante legislación el Comité tendría poderes ejecutivos sobre las ramas, usando la judicial como validez al poder impuesto con el peso de la Ley, que se inventen al momento, a escondidas con votos de mayoría vs minoría.

Adjudicar la totalidad de la pena sobre esta administración es ignorar el verdadero problema: Puerto Rico está en un limbo, siendo fiel al misticismo del Triángulo de las Bermúdas. La dependencia en inversión del extranjero nos ha explotado en la cara. Los pensamientos de un secuestro a nuestra economía por la vía política cobran más sentido. El aliado del Gobernador en Casa Blanca, el presidente Barack Obama, se despide en año y medio y AGP sabe que sus chances de ganar son mínimos. Atornillar allegados con poder sobre el legislativo y el ejecutivo por 5 años siembra una base de aliados que estarán encomendados a trabajar con todo de todo".

wibiya widget